Comedero de ardillas

La alimentación es fundamental con toda mascota. Pero especialmente con las ardillas, ya que al tener una libertad limitada de movimiento, dependen por completo de su dueño para alimentarse. ¿Te gustaría saber cuál es el mejor comedero para tu mascota?

Además un lindo comedero de ardillas para tu amada ardillita no es algo muy complicado. Quizás debas elegir el más bello bebedero y adecuada para ella. En la tienda verás todo tipo de modelos de bebederos de ardillas, pero debes elegir el que más te guste y el que más convine con su habitación o hábitat. Así pues, ¿qué te parece una pequeña ayuda para escoger las decoraciones de ardilla más adecuada?

¿De qué material deben ser los comederos para ardillas?

Por norma general, los comederos que encontrarás en las tiendas son de dos materiales: plástico y acero inoxidable. Los de plástico suelen ser más baratos que los de acero, pero ello no quiere decir que sean los más adecuados.

Los de acero inoxidable son mucho más fáciles de limpiar, su estructura no es porosa (lo que evita la aparición de bacterias en el alimento) y tienen una vida útil más larga que los de plástico. Por otro lado, los de plástico cuentan con más modelos, lo que por un lado es una ventaja si se tienen más de un roedores.

¿Qué tipo de comedero hay que comprar?

Encontrarás muchos comederos en nuestro catálogo, todos con fantásticas ofertas para que consigas lo mejor para tu ardilla a un precio muy asequible. No obstante, tienes que pensar en cuál es la mejor opción según el tipo de ardilla que tienes.

Por ejemplo, si tienes un canario o periquito, el comedero puede ser más sencillo, pero en el caso de que tengas un ardilla grande, como agaporni o un loro, tienes que buscar comederos curvos o de mayor tamaño, para que tu mascota nunca se quede sin alimento.

Hoy en día existen comederos con una gran capacidad de almacenamiento, de hasta 1 kg de capacidad. Es una buena opción en el caso de que seas una persona muy ocupada y pases la mayor parte del día fuera. De este modo, a tu ardilla nunca le faltará la comida. Pero tienen la pega de que la ardilla tendrá acceso rápido a una gran cantidad de comida, lo que puede acabar provocándole sobrepeso.

Los comederos cerrados son la mejor opción para las ardillas de pequeño tamaño. La mascota solo podrá acceder al alimento por unos pequeños agujeros. Pero esta opción es exclusiva de las ardillas pequeñas.

¿Interior o enganche exterior?

Dentro de la gran cantidad de gamas de comederos para roedores que verás en nuestra tienda, verás que hay algunos que son para poner en el interior de la jaula y otros para engancharlos a la jaula. ¿Cuáles son los mejores? Pues eso dependerá del tipo de mascota que tengas.

Existen algunas ardillas que suelen tener tendencias “escapistas”, sobre todo las que son más inteligentes como las ardillas voladoras. En estos casos, hay que tener comederos que se enganchen por la parte exterior y bloqueen por completo la salida. Si son ardillas pequeñas, mejor compra un comedor interior, con gran capacidad de almacenamiento para que nunca le falte la comida.

En las tiendas ha aparecido un modelo muy interesante de comedero giratorio, perfecto para ardillas grandes. Estos se enganchan en una de las puertas de la jaula y se giran desde el exterior. De este modo tendrás la seguridad de que tu roedores no se escapará por un hueco cuando haya vaciado el cuenco.

¿Un comedor para cada ardilla o uno para muchas?

Verás que hay comederos con varios espacios para que varias de tus ardillas coman de él. Esta es una buena opción cuando se tienen muchas ardillas. No obstante, tienes que pensar en el carácter de cada roedore.

Si uno de tus roedores es muy territorial, es posible que no deje a los otros acercarse al cuenco, o que se peleen por la comida. Algunas veces es mejor apostar por los comedores individuales, especialmente si tienes una jaula pequeña. Pero si es un aviario o una jaula grande, mira algún comedero con varios huecos.

¿Cada cuánto hay que limpiar el comedero?

Verás que hay muchos comederos con bastante capacidad para que puedas despreocuparte de ponerle comida a tu roedore por varios días. No obstante, no es una buena idea recurrir a este método.

En verano, por ejemplo, la comida se seca antes, y esto hace que pronto surjan bacterias en la comida que pueden perjudicar a la salud de tu ardilla. Salvo que te tengas que ir de viaje, para lo cuál puedes recurrir a lo que se conoce como comederos de fin de semana, es mejor que la comida del roedor se la pongas al día. De este modo, garantizarás su salud.

Si tienes un ardilla exótica, las cuáles complementan su dieta con insectos, los comederos tendrás que limpiarlos más a menudo. Las ardillas no siempre se comen todo el cuerpo del insecto, y estos podrían quedar en el comedero y provocar la aparición de parásitos y bacterias, además de producir mal olor dentro de la jaula.